¿ ESTA SEMANA SANTA QUIEN PAGA?

 

¿ ESTA SEMANA SANTA QUIEN PAGA?

 

PAPELETAS Y BANDAS

 

Sevilla en Semana Santa

Para buscar un precedente a la una suspensión de la Semana Santa hay que remontarse a 1933 y antes de esto en 1825. En cada caso con unas circunstancias muy especiales.

 

Además de la carga emocional que supone esta situación, las Hermandades deben de decidir cómo afrontar una serie de cuestiones.  Principalmente deben decidir sobre las papeletas de sitio y con los contratos con las Bandas. En este espacio damos una respuesta jurídica a esta situación, sin desconocer que, como en cualquier cuestión jurídica, puede haber interpretaciones para todos los gustos.

 

Una salida procesional tiene un importante coste por el pago de Bandas de música, cera, flores y seguros entre otros, que se sufraga principalmente con los ingresos de las papeletas de sitio y los proporcionales de la carrera oficial. Cuando se cancela por circunstancias meteorológicas se hace el mismo día de la salida y por tanto con todos los gastos realizados y los ingresos

 

 

1º. ¿Qué pasa con las papeletas de sitio?

 

Las papeletas de sitio, constituyen la aportación que cada nazareno o costalero aporta para suportar los gastos de salida procesional. En los casos en los que se hubiera abonado antes de la suspensión, entendemos que lo razonable es la devolución de los importes y así lo han anunciado la mayoría de las Hermandades en sus medios.

 

2º ¿Qué pasa con los contratos de las Bandas y Agrupaciones musicales?

 

Esta sería la cuestión más delicada, tanto por su importe (que en su conjunto suele superar los 10.000 euros) como las circunstancias jurídicas. Es una constante en los contratos de las Hermandades con las Bandas de música que se establezcan que si la cofradía no se celebra por lluvia o causas ajenas a la Banda habría que pagar el importe, normalmente de forma total. Esta previsión parece lógica cuando el día de la salida la Banda está presente para tocar, pero la Hermandad, por resguardar a sus imágenes de riesgos meteorológicos o cualquier otro decide no salir. Decisión ,por tanto de la Hermandad, que no debe generar un perjuicio a la Banda y es por ello que corra la Hermandad con los gastos o con gran parte de ellos. Pero este año estamos ante un caso distinto, insólito, y entendemos que la Hermandad no tiene la obligación de pago por los siguientes argumentos:

 

1º. Estamos ante una suspensión de la Semana Santa en su conjunto, no de una cofradía en concreto. Las previsiones de los contratos suelen reflejar los efectos de la suspensión de la cofradía.

 

2º.La concurrencia de Fuerza mayor. Según el artículo 1105 CC “ Fuera de los casos expresamente mencionados en la ley, y de los en que así lo declare la obligación, nadie responderá de aquellos sucesos que no hubieran podido preverse, o que, previstos, fueran inevitables.” Estamos ante un caso imprevisible e inevitable. Ni en la generación del problema (COVID 19) ni en la decisión de las consecuencias del problema (suspensión de la Semana Santa) han tenido participación alguna ni las Hermandades ni las Bandas, por tanto un caso absolutamente de fuerza mayor.

 

3º. La cláusula rebus sic stantibus permite la revisión de las obligaciones y contratos cuando, por circunstancias sobrevenidas, se ha roto el equilibrio económico del contrato y a una de las partes le resulta imposible o muy gravoso su cumplimiento.

 

4º. Imposibilidad incluso ilicitud del posible cumplimiento. Con la declaración del estado de alarma, que se prorroga durante la vigencia de la Semana Santa, la libertad de circulación de las personas que se limita a las estrictamente indispensables para proteger la salud y la seguridad de los ciudadanos, contener la progresión de la enfermedad y reforzar el sistema de salud pública. Por tanto, el cumplimiento de contrato entre Bandas y Hermandades se convierte en imposible. Cumplirlo sería incluso ilícito.

 

5º. La puerta de la Buena fe. Según el artículo 1258 CC Los contratos obligan, no sólo al cumplimiento de lo expresamente pactado, sino también a todas las consecuencias que, según su naturaleza, sean conformes a la buena fe, al uso y a la ley. En este caso no hay usos a los que recurrir. La buena fe debiera permitir abrir vías de entendimiento en las que Bandas y Hermandades considerando las particularidades de cada una y que los contratos tienen una duración de varios años y ente contexto se puedan dar soluciones específicas en las que Bandas y Hermandades se puedan encontrar cómodas

 

 

 

Seguimos trabajando para ayudaros

Manuel Jesús Carballido Pascual

669 111 332

www.solucionlegal.net

www.abogadosdoshermanas.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *